Aquí podéis ver la pequeña historia del día de boda de Sara y Alberto, en la que hubo pura magia en ese bosque encantado, en San Román de Escalante. Que pena que pase todo tan rápido.

Sara y Alberto son una pareja muy especial y su boda así lo fue, me faltan palabras para decir gracias de corazón a los dos por hacerme partícipe de ser vuestro fotógrafo en vuestro gran día.