Amo mi trabajo gracias a parejas como Marta y Raul motivan a poder seguir adelante y a superarse día a día.

De nuevo nos vimos en La Casona de las Fraguas. Sentimientos como siempre a flor de piel y miradas de complicidad de uno a otro. Siempre os estaré agradecido por poder presenciar el amor y el cariño de vuestra familia. Espero haberos dejado un recuerdo para cuando ya no estemos y vuestra familia, nietos puedan recordar cómo fue el día de la boda de sus abuelos.