Cuando dicen de una boda sale otra…y en el caso de Inés y Mariano, este dicho no pudo ser más cierto. No podría imaginar que al año siguiente de casarse Ana y Ricardo, me llamará por teléfono su hermana gemela para confiar de nuevo en mi trabajo y en mi manera de capturar la magia de su boda.
Y como era de esperar, me sentí como en casa, parte de la familia o como amigos, y siempre os estaré agradecidos. Os deseo lo mejor y que seáis muy felices espero veros pronto.